Factores de riesgo

El cuerpo se nutre mediante la sangre con sustancias que transportan los vasos sanguíneos. Se distinguen dos tipos de vasos sanguíneos: las arterias que llevan la sangre oxigenada a todo el cuerpo y lo nutren, y las venas que recogen la sangre ya utilizada de las diferentes partes del organismo. Cuando las arterias se estrechan y se obstruyen por diferentes factores, la sangre no circula libremente, originando así trastornos circulatorios que llevan a enfermedades cardiovasculares.

Los siguientes s llamados factores de riesgo favorecen la aparición de estas enfermedades. 

Factores de riesgo

Factores de riesgo parcialmente modificables 

Si bien estos factores no se pueden cambiar en sí mismos, sí podemos modificar la carga que estos tienen en aumentar la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular. Es por esto que se consideran parcialmente modificables. Disminuyendo los factores de riesgo vinculados a los hábitos de vida (tabaquismo, sedentarismo, alimentación inadecuada, hipertensión arterial, colesterol alto, alcoholismo, diabetes) logramos disminuir la carga que estas condiciones, (edad, el sexo y antecedentes familiares) tienen en la salud cardiovascular de las personas.

Edad y sexo

Según la Fundación española del Corazón, la mayoría de quienes padecen cardiopatías son persona de edad avanzada. A partir de alrededor de los 40 años, la prevalencia e incidencia de insuficiencia cardiaca se duplica cada diez años. 

Antecedentes familiares

Muchas enfermedades aparecen con más frecuencia entre familiares cercanos. Esto se denomina “agregación familiar”. Tal es el caso de las enfermedades cardiovasculares. Cuanto mayor es la agregación familiar de antecedentes, mayor es la probabilidad de desarrollar una enfermedad cardíaca. Esta misma probabilidad aumentada se puede utilizar para prevenir la aparición de enfermedad cardíaca.

El área de Genética de la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular se encarga de identificar algunos componentes genes que determinan la enfermedad y el riesgo de enfermedad cardiovascular, por hipercolesterolemia familiar.