10 razones para considerar GENYCO como política de salud

Las determinantes de la  consideración  de la  HF como política de salud pública, son varias.

Primero:  es que es una patología genética muy frecuente, el doble de frecuente que el  Síndrome Down y el triple que la fibrosis  quística. De hecho es considerada la enfermedad genética dominante más frecuente.  

Segundo:  es una condición que dejada a su evolución natural es causante de consecuencias graves o  mortales para el individuo.

Tercero: la mayoría de estos  eventos se suceden a edad  muy temprana, y  es la causante de la mayor parte de las muertes coronarias en el adulto joven.  

Cuarto: si no  se  estudian esos casos, sus familiares directos estarán en riesgo de sufrir las mismas consecuencias.  

Quinto:   la importante consideración que las consecuencias  de esta enfermedad en el  paciente y su familia  son en  gran parte  prevenibles.

Sexto: el programa GENYCO implica una cobertura de diagnóstico en todo el territorio nacional.

Séptimo: es necesario un estudio previo  en cascada de grupos familiares a miles de pacientes con alta probabilidad de padecer la enfermedad  antes de poder testar su  genética molecular.

Octavo: en consonancia con lo anterior  y considerando el actual sub-diagnóstico, se hace imprescindible la actualización de un número considerable de médicos en la materia.

Noveno: la historia clínica y el seguimiento  de estos pacientes no solo es de por vida, sino eterna (se continua con su descendencia y así  sucesivamente.).

Décimo: la tecnología para el diagnóstico  se renueva frecuentemente para ser cada vez más certera y confiable.

La práctica de estas  razones hace imposible que grupo humano o institución alguna, aisladamente,   puedan  desarrollar un programa  integral y sustentable.  La Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular  está desplegando un esfuerzo considerable para llevar  adelante  todos los objetivos del  programa GENYCO, pero necesitará la ayuda del Estado, de la comunidad médica, de otras  las instituciones involucradas  y sin duda, de los pacientes y su familia.

Confiamos   que esta  nueva vía  de comunicación se transforme en un instrumento útil en el que   todos podamos contribuir  al éxito del ProgramaGENYCO.