El corazón en la mujer

Las mujeres suelen subestimar el riesgo de las enfermedades cardiovasculares así como desconocer sus síntomas. En Uruguay fallecen más mujeres que hombres por esta causa y es la primera causa de mortalidad, muy superior a la de tumores. Fallecen al día 15 uruguayas por causa de las enfermedades cardiovasculares.

Las enfermedades del corazón pueden ser prevenibles. De hecho, las investigaciones muestran que el 80 por ciento de estas enfermedades del corazón en mujeres están vinculados con malos hábitos diarios, como una mala alimentación, la falta de ejercicio y el fumar. Las mujeres deben de hacer las correctas decisiones para cambiar esta estadística.

Conozca los factores de riesgo modificables para disminuirlos:

1. Tabaquismo 

El tabaquismo es una de las principales causas de muerte prevenible. Una mujer que fuma corre de 2 a 6 veces más riesgo de adquirir enfermedad cardiovascular que una mujer que no fuma. Si Ud. deja de fumar, no importa el tiempo que lo ha hecho, el riesgo disminuye; a los 3 años su riesgo es casi tan bajo como el del no fumador y a los 15 años es igual al que nunca fumó. 

2. Hipertensión Arterial 

La hipertensión arterial obliga al corazón a un trabajo mayor del necesario. La HA puede desarrollarse desde la juventud, durante el embarazo o a mediana edad. En nuestro país la HA es más frecuente en las mujeres que en los hombres. 

La mujer que fuma tabaco, toma anticonceptivos orales y tiene sobrepeso, está en mayor riesgo de sufrir HA. 

Habitualmente la hipertensión arterial no da síntomas. Por este motivo se la considera el “asesino silencioso”, porque va dañando distintos órganos como:

el cerebro – pudiendo causar un accidente vascular encefálico

los riñones – causando problemas en el riñón y diálisis

el corazón – provocando un infarto

En algunos casos la HTA puede manifestarse por: dolor de cabeza, zumbido de oídos, trastornos de la visión, mareos, palpitaciones. Ante la presencia de uno a más de estos síntomas, o el hallazgo de cifras elevadas de presión arterial, consulte a su médico, es el único profesional capacitado para realizar el diagnóstico de la enfermedad y el tratamiento adecuado.

3. Colesterol 

Hay varios tipos de colesterol, se destacan fundamentalmente: 
COLESTEROL LDL "malo": este puede depositarse en las paredes de las arterias contribuyendo a la formación de placas de ateroma (Arteriosclerosis). 
COLESTEROL HDL "bueno": su aumento disminuye los riesgos de enfermedad cardiovascular ayudando a reducir los depósitos nocivos a nivel arterial. 

Si tiene niveles de colesterol elevado consulte a su médico sobre adecuar la dieta, control de lipidograma, cómo reducir otros factores de riesgo y tomar medicación si es necesario.

4. Sedentarismo 

El ejercicio practicado en forma regular y continua logra moderados descenso del colesterol total, así como también ayuda a controlar su presión arterial, mantener un peso adecuado y aspecto saludable. Recomendamos al menos 30 minutos diarios de actividad física.

5. Obesidad y sobrepeso 

El sobrepeso se calcula a través del "Índice de Masa Corporal"

 IMC = Peso (kg) / Estatura al cuadrado (m 2)

El IMC deseable está entre los 21-25 y la relación cadera-cintura debe ser menor a 0.80. Se considera obesa con un IMC=>30 

La obesidad es causa indirecta de enfermedad coronaria porque influye sobre la presión arterial, los niveles de colesterol, triglicéridos y predisponen a la aparición de diabetes. La asociación de obesidad con enfermedad cardiovascular es tan fuerte en hombres como en mujeres. 

6. Diabetes 

La diabetes es más frecuente en personas a la edad media de la vida y en obesas, especialmente en mujeres más que en hombres, después de los 45 años. La diabetes duplica el riesgo de un segundo ataque cardíaco con más frecuencia en las mujeres que en el hombre. Si Ud. tiene valores de glucemia elevada o historia familiar de diabetes debe consultar a su médico sobre la dieta, el aumento de actividad física, la disminución de ingesta de alcohol y tomar medicación si es necesario.

8. Menopausia (Hipoestrogenismo) 

A partir de la menopausia aumenta el riesgo de adquirir enfermedades cardiovasculares por alteraciones hormonales, fundamentalmente descenso del nivel de estrógenos en sangre. 

9. Anticonceptivos orales

Pueden aumentar el riesgo cardiovascular, sobre todo si presenta los factores de riesgo antes mencionados (tabaquismo, hipertensión arterial, nivel de colesterol alto, otros). Si tiene más de 35 años y está utilizando anticonceptivos orales consulte con su médico sobre los mismos y cuál es el método más adecuado para Ud.