Ley de merienda saludable para mejorar la alimentación de los más jóvenes

4 Apr 2014

En atención al avance del sobrepeso, y de la aparición a temprana edad de enfermedades como la hipertensión, el colesterol elevado y la diabetes, sumado a la constatación que la oferta de alimentos en los recreos de los centros educativos es de pobre calidad nutricional, se busca que la escuela y el liceo provean educación sobre el tema y una provisión de alimentos más saludable.

En Uruguay tenemos una ley aprobada en 2013 que regula los alimentos y bebidas vendidos en los centros educativos (primaria y secundaria).  Es la ley 19.140 cuya ordenanza y reglamentación se han hecho públicas en marzo de 2014. (Ver reglamentación y ordenanza)

La finalidad de estos documentos es crear instrumentos y recomendaciones a las instituciones, cantinas y a la industria para que haya una oferta de alimentos nutricionalmente más adecuados para los jóvenes que pasan muchas horas allí. Esta ley también limita la publicidad y promoción de alimentos dentro de los centros de enseñanza.

El centro educativo, los docentes, directores y funcionarios son modelos de rol para los más jóvenes en el más amplio sentidos, desde el discurso a la acción. 

Peras con manzanas

Antes de proseguir se debe aclarar que con estos documentos no se busca estimular la merienda en el recreo, a no confundirse. La recomendación importante es que los niños y jóvenes realicen las “comidas principales”, ya sea en la casa o en la escuela, y lo mejor es que pasen unas 3- 4 hs. entre ellas. El desayuno, el almuerzo y la “leche de la tarde” son  nutricionalmente suficientes para los jóvenes.

La merienda en el recreo se puede saltear perfectamente, o puede aprovecharse como una oportunidad para incluir fruta, vegetales o un lácteo (bajo en azúcar y grasa) y agua. Se debe alertar que si la merienda del recreo tiene muchas calorías, grasas, azúcares o sal,  puede convertirse en un riesgo de aumento de peso para los más jóvenes.    

Ingredientes

La reglamentación de la ley se apoya en un documento técnico elaborado por el Programa de Nutrición del MSP, los “Lineamientos para la venta y publicidad de alimentos en centros de enseñanza primaria y secundaria de país” (públicos y privados). Este documento establece los límites en calorías y nutrientes  recomendables para la oferta.  

Receta

Les presentamos un resumen de los documentos: 

  • No se permitirá que los saleros estén visibles para los alumnos para evitar el agregado de sal extra a los alimentos ya preparados.
  • No se permitirá la publicidad o promociones de aquellos alimentos y bebidas que no entren dentro de los lineamientos establecidos por el MSP. Se entiende por publicidad también la exhibición y visibilidad de estos alimentos por lo que, si bien no está prohibida su venta, no podrán estar a la vista de los niños y adolescentes. Estos son productos con alto contendido en calorías, azúcar, grasa, sal y/o con grasa trans como por ejemplo: alfajores, galletitas rellenas, snacks, cereales azucarados. 
  • Para elegir, como regla, usar el límite de energía: que la porción que se comerá en el recreo tenga menos de 200 calorías (fijarse en la etiqueta)
  • Además es deseable que contenga cantidades bajas de sal, azúcar y grasas. Para esto se establecieron límites máximos para sodio (sal), grasa total, trans y saturada y azúcares.
  • Para no hacer mucho cálculo e ir a lo seguro, la recomendación es dar prioridad al consumo de productos de mejor calidad nutricional, los más naturales y genuinos, en una porción razonable. 
  • Como guía, se armaron 3  grupos de alimentos. La idea es promover los del grupo 1, en una porción que no supere las 200 cals.

Grupo 1: Alimentos y bebidas naturales o mínimamente procesados.  Son alimentos y bebidas de buena calidad nutricional, especialmente alimentos naturales y genuinos. Su consumo mejora la nutrición y pueden prevenir la aparición de enfermedades crónicas.

  • Frutas frescas, enteras o mínimamente procesadas (frescas crudas o cocidas, o frutas deshidratadas) preferentemente que no contengan azucares añadidos.
  • Frutos secos y semillas (como maníes, nueces, almendras, semillas de girasol, etc.) que no tengan agregado de azucares, sal ni grasas (que no sean fritos o salados). Deberán presentarse en un tamaño de envase adecuado para no pasar del valor energético máximo de 200 kcal establecido por  porción  o llevar aproximadamente 30 gr o 2-3 cucharadas soperas.
  • Leche preferentemente descremada o semidescremada.
  • Productos lácteos (leches fermentadas, yogures, bebidas lácteas etc.) elaborados a partir de leche entera, o preferentemente descremada o semidescremada, sin agregados de confites o golosinas. Es mejor que no contengan azúcar, ejemplo: licuados con fruta natural, yogur descremado o semidescremado, bebidas lácteas que cumplan con los límites de calorías, grasas y azucares.
  • Agua no se considera agua aquella que contiene saborizadores o edulcorantes, estas están  incluidas en la categoría de bebidas refrescantes.
  • Jugos de 100% de fruta natural y jugos de fruta a base de concentrado que no contenga azúcares añadidos o edulcorantes no calóricos.
  • Bebidas a base de hortalizas, vegetales sin azucares añadidos o edulcorantes, ejemplos: Jugo de zanahoria u otras verduras o mezcla de verduras con frutas.
  • Otras ideas: helado palito casero, con licuado con fruta natural y sin azúcar.

Grupo 2: Son preparaciones elaboradas en el punto de venta o preparaciones caseras o compradas fuera de la escuela o liceo.

Estos alimentos no tienen etiqueta,  por lo que no sabemos cuántas calorías, grasas, azúcar o sal contienen, entonces, es importante cuidar la porción. Y si se prepara en casa respetar la cantidad que dice la receta y asegurarse buena calidad de ingredientes.   

Como inspiración y base compartimos las recetas elaboradas por el INDA.  En las recetas respetar cuanto rinden para tener una porción adecuada, también considerar que los costos calculados son de octubre de 2013.

Dentro de este grupo 2, como ejemplo:

  • Refuerzos o sándwiches, preferentemente elaborados con fina rodaja de pan integral o 2 galletitas preferentemente integrales con quesos de bajo contenido de grasa (magro, semimagro, muzzarella, danbo, cuartirolo) y sal y mejor si es con agregado de vegetales.
  • Bizcochuelos y tortas caseras, simples, elaboradas con poco aceite, sin manteca ni margarina.  Puede ser  con agregado de frutas o vegetales. Sin baño ni relleno con dulces azucarados.  
  • Galletitas caseras, scons, o plantillas o panes caseros, sin grasa,  elaborados con poco aceite, sin manteca ni margarina, preferentemente en base a harinas integrales, simples o con agregado de semillas, frutos secos.
  • Otras ideas: pop casero hecho con maíz, con poco aceite y apenas azúcar.
  • Postre de leche casero, crema o flan con leche descremada y bajo en azúcar

 

Grupo 3: Alimentos procesados que cumplan con los límites establecidos en cuanto al contenido calórico y de nutrientes, cuyo envase deberá contener una sola porción.

Los alimentos de este grupo son productos elaborados por la industria y envasados. Pueden estar en el kiosco escolar o cantina solo cuando su aporte de calorías, grasas, azucares y sal y no superen los máximos establecidos.  Mirando la etiqueta o el rótulo se puede saber si tienen más de 200 calorías quedan por fuera de la recomendación.

  • Postres de leche, (crema o flan) elaborados a partir de leche entera, descremada o semidescremada, que cumplan con los máximos de calorías, sal, grasas y azúcar establecidos. Cereales de desayuno y barritas de cereales siempre que cumplan los límites máximos.
  • Galletas, panificados y productos de repostería, cuando cumplan los límites para calorías, grasas, azúcares y sal.
  • Helados, preferentemente elaborados con leche que cumplan los criterios previamente establecidos.

Grupos de alimentos NO recomendados para la oferta, ni para que lleven como merienda desde la casa

Son alimentos y bebidas que sobrepasan los valores máximos permitidos de calorías, grasas, sodio y/o azúcares por porción. No es recomendado su consumo en la merienda del recreo por su escaso valor nutritivo o excesivo aporte en calorías, sal, grasas o azúcar.

Refrescos

Jugos azucarados

Bebidas deportivas y/o energizantes

Snacks (maní salado, papitas, conitos, palitos)

Golosinas en general (chupetines, chicles, caramelos con azúcar, etc)

Gelatina.

Alimentos cubiertos con caramelo o azúcar

Mini-natillas o postres cremosos (postres o tortas rellenas o con baño con grasas y azúcar).

Tortas fritas, bizcochos simples, rellenos o con cobertura, pasteles rellenos

Chocolate. Símil chocolate.

Galletitas rellenas o con coberturas.

Barquillos, waffles rellenos.

Helados palito de agua.

Panchos.

Hamburguesas industrializadas.

Sándwiches o refuerzos elaborados con fiambres de elevado contenido graso (mortadela, salame, bondiola, paleta)

En el recetario a continuación además de las recetas,  se recomienda ver las páginas 9 y 10 que tienen sugerencias de meriendas simples y su información nutricional.